No hay arte en el carrito
Negación> Artista

Compre Graffitis de Arte Callejero, Arte Moderno, Grabados, Originales, Esculturas y Pinturas de Artist Denial.

Denial es un artista canadiense que experimenta con el arte del aerosol y el stencil, mientras que sus principales campos de interés son el consumismo, la política y la condición humana en la sociedad actual. El seudónimo y el alter-ego que adoptó son por sí mismos indicativos de su intención de criticar a los políticos, la publicidad y los medios de comunicación, que generalmente nos bombardean con información que desconocemos o incluso negamos. Daniel Joseph Bombardier, como es su verdadero nombre, se hizo activo por primera vez en la escena del arte callejero a fines de la década de 1990 y desde entonces su apodo "DENIAL" se ha establecido a nivel mundial con más de 500 calcomanías, pancartas, murales y más. , utilizando los caracteres alfanuméricos “[correo electrónico protegido]”. Los medios utilizados por el artista varían desde la pintura en aerosol hasta el grabado y desde la escultura hasta las creaciones en madera. La temática de sus obras es igualmente diversa y se extiende desde la crítica al capitalismo y las grandes marcas hasta la burla de los teóricos de la conspiración.

Ordenar:

Comprar obras de arte pop moderno de Denial Graffiti

Sobre la base del arte de la negación, se pueden identificar elementos del arte pop. Como muchos artistas de su generación, Denial abraza el arte pop y le rinde homenaje incorporando temas relevantes en sus obras de arte. Como resultado, su arte incluye logotipos de marcas, referencias a la energía nuclear, teorías de la conspiración, estética noir y, en muchos casos, la bandera estadounidense, especialmente como aficionado a sus obras de arte. Esta abigarrada serie de temas, en cierto modo, es utilizada por el artista por un lado como espejo, para presentar problemas contemporáneos y, por otro lado, como arma, para enfrentarlos.

A pesar de que su enfoque puede, a veces, parecer nihilista, sus siguientes comentarios son reveladores sobre las intenciones de su arte: “Mi trabajo habla de una fatalidad inminente y de muchos temas groseros y siniestros, pero eso no debería significar que desee que esto suceda en absoluto. . Espero que mi trabajo sugiera lo contrario: mostrar lo ridículo de todo y cómo podemos encontrar mejores soluciones para el futuro. Mierda tiene que cambiar y eso es de lo que creo que mi trabajo realmente habla ”.

Esencialmente, está satirizando la realidad, que tanto él como nosotros estamos experimentando, a través de algunos de los símbolos más emblemáticos de la cultura occidental. Desde el logotipo de Coca Cola, Superman y Bugs Bunny hasta los perfumes de Channel y las tarjetas de crédito, está utilizando estos productos culturales con la intención de hacer una declaración en contra del sistema, que los engendró. Como resultado, los recontextualiza y los transforma de productos comerciales a su legado cultural.

El artista tiene una gran conciencia social y, a través de su trabajo, intenta provocar a su audiencia. De alguna manera, quiere crear conciencia sobre temas contemporáneos a través de la estimulación visual de su trabajo y usando sus propias palabras “literalmente puedes ver a tu alrededor los resultados directos de muchos de los temas que explora mi trabajo. Desamparo, desempleo, ejecuciones hipotecarias, acceso a alimentos saludables y asequibles, expansión urbana ... ”.

Otro aspecto del trabajo de Denial es el humor. Su obra es satírica, lo que, por definición, significa que utiliza el humor como mecanismo de confrontación. “En mi experiencia, si puedes hacer reír a alguien, puedes hacerle pensar. Utilizo el humor en algunos de mis trabajos para este hecho, para abrir el diálogo. Realmente no sé por qué la gente compra mi trabajo, pero estoy agradecido de tener admiradores y coleccionistas que ayudan a perpetuar mi carrera. Si tuviera que adivinar, diría que lo compran porque lo obtienen, obtienen que las cosas deberían y podrían ser diferentes, creen en un futuro sin injusticia / sufrimiento humano, que es el tono fundamental subyacente de mi trabajo ”, menciona. en una entrevista en 2006.

Naturalmente, el artista se ha convertido en una de las figuras más destacadas de los artistas pop contemporáneos, que, sin embargo, sigue siendo relevante y está interesado en generar comentarios que inviten a la reflexión. Tiene una larga historia de exploración de los límites de la apropiación, que utiliza como medio para subvertir el valor de los productos culturales, impresos en la memoria colectiva de la civilización occidental. Su trabajo, en otras palabras, está invitando al espectador a reimaginar nuestra sociedad distópica como una forma de afrontarla, con el humor y la ironía como mayores herramientas del artista.

Bajo este espectro, el arte de Denial es fuertemente político y social, ya que el artista toma posiciones específicas frente a temas como el capitalismo, la cultura de consumo y la publicidad. Más importante aún, el artista es consciente de sus elecciones y motivaciones: “Me gusta pensar en mí mismo como un activista del arte pop. La forma en que me relaciono con los dibujos animados y los gráficos es mucho más fácil que con las cosas fotorrealistas. Me encanta hacer referencia a cosas con las que la gente está tan familiarizada. Con humor y nostalgia, puede abrir la comunicación. Lo he hecho durante años, utilicé elementos de humor y familiaridad para abrir un diálogo porque luego puedes deslizar algunos problemas reales y diferentes cosas que estás tratando de transmitir en tu trabajo. Tienes una corriente mucho más abierta a la conciencia y la experiencia de la persona sobre cómo está tomando tu arte. Si puede hacer que se rían de ello, recuerde algo o se relacione con alguna imagen. Luego, se acercarán y verán todos los detalles ocultos que puse allí ".

En el mundo de Denial, la memoria es importante, porque es la base de su trabajo, ya que anima con nostalgia a la audiencia a comprometerse con ella. Como resultado, su arte es tan familiar como perturbador porque revela las partes más inquietantes de la sociedad, aquellas de las que estamos en una “negación”. Su arte es inteligente, humorístico y rebosa ironía y, en pocas palabras, encapsula el absurdo del mundo, haciendo un llamado abierto a su audiencia para que se involucre y reflexione sobre los valores, la materialidad y el significado de la sociedad sistémica.