No hay arte en el carrito
Pinturas originales de graffiti y arte callejero

Hoy en día, el arte del graffiti se ha abierto camino también en el mundo de disciplinas más tradicionales, como la pintura. En este caso, no es raro que la obra se base en las mismas técnicas y recursos que el graffiti tradicional. Como resultado, el uso de la pintura en aerosol típica también se puede usar para crear pinturas de graffiti. No obstante, también es posible que los artistas utilicen otro tipo de recursos, más habituales dentro de los estudios de arte, como bolígrafos, acuarelas, óleos, etc., que no se utilizan convencionalmente para la creación de obras en la calle. Simultáneamente, el graffiti en forma de pinturas digitales o hechas a mano permite a los artistas tomarse su tiempo y concentrarse en el proceso creativo, especialmente teniendo en cuenta las consecuencias legales de crear en sitios públicos. Así, con frecuencia tanto el proceso preparatorio como la posible exposición de las obras pictóricas pueden realizarse en interiores, lo que pone de manifiesto la evolución del graffiti a lo largo de las décadas. Finalmente, los grafitis en forma de pinturas parecen durar más en comparación con el arte en la calle, donde las autoridades locales tienden a limpiar o tapar numerosas piezas debido a su estatus ilegal. Por otro lado, precisamente por su creación a puertas cerradas, este tipo de piezas tienden a ganar menos visibilidad, ya que no son expuestas al público de forma cotidiana. El graffiti surgió en Estados Unidos a finales de la década de 1960 y, naturalmente, desde entonces hasta nuestros días, casi 50 años después, este arte ha pasado por muchas etapas de reforma. Aspectos del proceso creativo, como los materiales que se utilizan y las técnicas, han evolucionado enormemente, así como la percepción del graffiti como una forma de arte respetable. Además de eso, los antiguos "escritores" o "etiquetadores" ahora se conocen como artistas, un desarrollo que surgió con la creciente institucionalización y comercialización del graffiti. Ni que decir tiene que el grafiti nunca ha dejado de existir a la vista del público y, con el tiempo, las autoridades de todo el mundo han llegado a aceptar en cierta medida su presencia dentro de la red de ciudades. Como resultado, el estatus legal de la “escritura” ha permitido a los artistas experimentar más libremente con nuevos materiales y técnicas, un desarrollo que ha surgido especialmente durante la última década.


Ordenar: